Este Poema es un ejercicio ficcional sobre la diáspora israelita, un tema que me apasiona y al que vuelvo una y otra vez.

Fue escrito en dos sentadas, el 17 y el 18 de octubre, tras mi meditación matutina. Por la ventana se cuelan las procesiones previas a Diwali, los festejos por el cumpleaños de Hanuman, el dios mono, los cascabeles, los tambores y los cantos.

Y yo en mi cuarto con Yaveh, otro Dios o el mismo con otra cara, y suenan las voces del Soweto Gospel Choir: “Hosanna to the King”.

La lengua hebrea tiene algo poderoso, algo que me sobrepasa. “Hosanna”, Sálvanos, ese clamor de tantos himnos israelitas… Me pone la piel de gallina, su sonoridad y todo ese dolor de siglos que trae consigo.

Hosanna

Hosanna
amado Padre
te llamé

alla lejos
en Jerusalén
cuando me arrancaron de tu lado
por primera vez
prendieron fuego mi casa
echaron tu templo abajo
cuando más me hiciste falta
Hosanna
yo te llame

me llevaron arrastrado
al río de Babilonia
allí lloré
añorando mi sembrados
mis ovejas mis amigos
Hosanna amado Padre
desde el río te llamé

Hosanna bajo las flechas
Hosanna bajo las llamas
Hosanna bajo las bombas
Hosanna bajo las balas
dónde estás amado padre
sálvame

Hosanna entre los campos de cebada
en los algodonales Hosanna
me arrancaron de mi casa
tantas veces padre amado
tantos años

Y así anduvimos errantes
nadie nos abre padre nadie
la calle está helada
mi mano aterida
y nadie me la calienta
nadie cura mis heridas
nadie ayuda nadie suelta
una moneda
dónde estás
amado Padre
te llamé

Te llamé desde Treblinka
te llamé desde Varsovia
tanto el dolor y tanto el hambre
y nos mataron padre nos matan
nos metieron en Barracas
trabajamos a destajo
con el aire envenenado
con la fuerza que quedaba
cavando las tumbas nuestras
las tumbas de mis hermanos

qué ha pasado amado Padre porque
por tantos y tantos años
tú nos has abandonado
siempre he seguido tú ley
algo no hemos hecho bien?

hosanna hosanna padre
sálvame

Hosanna Padre amado

me lanzaste tus diez plagas
echaron mi puerta abajo
otra vez nos expulsaron
y después de tantos años
tanto andar tanta mudanza
ya tengo muertos los pies

Qué desfile de desgracias:
las milicias los cosacos
las dolencias los horrores
los impuestos
la matanza
los palazos
la pobreza
y ya no te siento cerca

y la marca de la bestia
se sella sobre mi mente
y un exilio inacabable
infecta mis pensamientos
llevo la muerte a la espalda
amado Padre
llevo la muerte adentro
soy la diáspora
desde que tengo memoria
amado Padre
Hosanna

me sacaron a patadas
de la tierra prometida
hace tantos tantos años
y lo siguen haciendo ahora
de Siria de Palestina
de las planicies eslavas
de las llanuras de España
de Bélgica de Alemania
siempre a penar al desierto
nuestro eterno sufrimiento

cuándo acabará todo esto
podremos volver a casa

Hosanna padre
no te siento y estoy solo
con mis pobres pensamientos

sácame del agujero
en que me meto
yo solito
sálvame de mí mismo

o es que ya me salvaste
y no hay bomba
y no hay lanza
y no hay clavo
que me dañen

o es que ya me salvaste
y aún no lo puedo ver

como sea
Hossana
amado padre
sálvame