Grabar un disco es un trabajo meticuloso, que tiene tanto de arte como de ingeniería. Implica resolver problemas, hacer que un estribillo, un arreglo, una transición, “funcionen”. Añadir partes, sacar otras, probar, probar y probar, saltando del hemisferio derecho al hemisferio izquierdo, ida y vuelta.

Y entre sesiones de grabación, salir a caminar, sentarse bajo un árbol, mirar pelis, lo que sea que sume inspiración al viaje.

Sobre todo, escuchar mucha música. Como estoy haciendo cosas que nunca hice, armando un rompecabezas que aún no existe, va muy bien chequear cómo lo hicieron otros antes de mí, cómo resolvieron. Y chorearles lo que necesite.

Robar como un artista 02
Lista de “Buen Robo vs. Mal Robo” (Austin Kleon)

En su libro “Roba como un Artista”, Austin Kleon tiene un listado buenísimo con las diferencias entre el “buen ladrón” y el “mal ladrón”. Una de las cosas que dice es que mal robo es chorear de uno, y buen robo es chorear de muchos.

Aquí está la lista de los discos que estoy escuchando, de la gente a la que estoy robando, mientras grabo “La Canoa”.

Brian Wilson – Smile

Robar como un artista 05

Cuando tenía 20 años, Brian Wilson -el cerebro detrás de los Beach Boys- se tomó un montón de ácidos y su mente vomitó una catarata de melodías celestiales, una “sinfonía adolescente para Dios y los elementos”, destinada a superar al Sgt Pepper de los Beatles. Antes de acabar ese disco, a Brian le dió un ataque de nervios y se pasó esquizofrénico las siguientes tres décadas de su vida (esta peli lo cuenta muy bien). El disco quedó sin terminar hasta que en 2004, ya recuperado, se metió en el estudio y acabó “Smile”. Quedó glorioso.

Qué le robo:
– La ambición de “sinfonía pop”.
– Las armonías vocales.

Mano Negra – Casa Babylon

Robar como un artista 04

Esto es lo que yo hubiera intentado hacer si hubiera formado un grupo de rock a los veinte años. Una locomotora demente de punk, reggae y ritmo salvaje, que se abre paso por las venas de América Latina. No hay palabras para explicar el impacto que tuvo este disco en mi generación.

Qué le robo:
– El collage sonoro.
– El copypaste de ruidos, tonadas, frases, y ruiditos grabados por aquí y por allá.
– El tremendo flow de los cantantes Fidel Nadal y Pablito Molina.

Manu Chao – Clandestino / Próxima Estación Esperanza

Robar como un artista 06

Los primeros dos discos solistas de Manu son uno solo en concepto. Aquí, el más latinoamericano de todos los franceses expande, perfecciona y le baja dos cambios a la fórmula de Casa Babylon. Queda claro que le debo todo a este hombre.

Qué le robo:
– El reggae como hilo conductor.
– La simpleza de las canciones.
– La idea de disco como viaje.

tUnE-yArDs – Bird-Brains

Robar como un artista 03

Merrill Garbus es terríblemente creativa. Alucinante el corta y pega (corta y juega, más bien) que hizo con un ukelele y un ordenador. Esta chica viene del teatro, se auto-enseñó a tocar música y grabó y mezcló su primer disco ella sola, en su cuarto. Merrill, me inspirás un montón.

Qué le robo:
– La bandera lo-fi (baja fidelidad): el disco suena horrible e increíble al mismo tiempo.
– El Hacer Todo Ella (Do It Yourself).
– La percusión con cualquier cosa (cucharas, martillos, frascos, maderas, lo que encontró por su casa).

Sierra Leone Refugee All Star – Living like a refugee

Robar como un artista 07

Viejitos con onda que formaron el grupo en un campo de refugiados de Africa occidental. Con este primer disco terminaron haciéndose famosísimos en el mundo del reggae. Está todo bueno, roots afro de buena cosecha, pero el tema que más me inspira para chorear es el que abre el LP.

Qué le robo:
– El reggae tocado con guitarras acústicas.
– La atmósfera documental.
– Los solos con la boca.

De aquí a una semana creo que tendré un primer borrador muy básico del disco. Si querés seguir al tanto de este proceso de creación, dejame tu mail acá abajo.