Así como lo ves. Acabo de marcar mi primer trabajo pagado como productor.

Nico es un argentino que conozco del Laboratorio. Un alma pura con garganta fogueada en calles y peñas folklóricas, entrenada en zamba y chacarera. Vive en Gracia y toca en las plazas de su barrio, acompañado por su perra Almendra. Hace dos o tres canciones y luego pasa la gorra de una manera tan relajada, tan limpia de demanda, que le dejan un montón de pasta. Hace unos meses dejó su trabajo de camarero y ahora es músico a tiempo completo.

Mis primeros clientes 1
Nico y Almendra

Gracia es un barrio pequeño, y todos los buskers se conocen entre sí. Un día, Nico se cruzó con Iván Sosa, otro folklorista argento, virtuoso de la guitarra, unieron fuerzas y saltaron las chispas. El ahora dúo Yaku Lumi bate récords de recaudación en su recorrida diaria por las plazas graçiencs. Hasta salieron en el diario y todo.

Cada día alguno les pregunta si tienen disco o alguna cosa grabada. Nico se enteró de que yo había montado un estudio de grabación, así que nos juntamos y decidió ficharme para producir un demo. Le cobré una tarifa simbólica, coherente con mi status debutante, al que Nico agregó una lasagna y un budín de pan caseros. Así da gusto hacer negocios.

Mis primeros clientes 2
En sesión

Grabamos una mañana en su casita de Gracia. Una grabación en vivo, sentados ellos frente a frente, el micrófono en el medio, sobre la mesa del comedor. Mi trabajo se limitó a equilibrar niveles, clickar Rec, cebar mate y disfrutar. Ocho canciones, dos o tres tomas por canción, ellos están super rodados y tocan por telepatía.

Luego de la sesión, me llevé el material a casa, hice una edición mínima, alguna corrección de errores, efectos y masterización con Landr.

Aquí una muestra: “Oración del remanso” es un chamamé bellísimo de Jorge Fandermole. Los gorriones son míos.

Gracias Nico e Iván, ojalá que vendan un montón de discos.

Y si sos músico y me querés contratar, dejame tu contacto acá abajo y la rompemos :).