Hay momentos en que me sale todo bien. Soy espontáneo, ingenioso, no le tengo miedo a nada, me enamoro de todos y todos se enamoran de mi. Soy la alegría de la huerta, brillo en el firmamento como una estrella fugaz.

Esos Estados de Gracia duran poco, pero tienen la consistencia de lo Verdadero. Por eso cuando se pasan me dejan cierta melancolía, un anhelo doloroso por ser esa cosa bendita para siempre.

A esa experiencia le debo “Being a Poem”, un poema nacido una noche en Barcelona, con mis amigos los borrachos que escriben. Mientras lo creaba, me vino a la mente esa ocasión en que el Estado de Gracia me duró veinticinco días seguidos.

El Verano en que Fui un Poema

Enero del 2004, primer viaje de mochilero al Sur Argentino con Diego y Lucas, mis dos hermanos de la vida. Una travesía que empezó en el Lago Huechulaufquen -Neuquén- y acabó en Esquel -Chubut-.

poema-para-una-flor-silvestre-02
Con Lucas y Diego, fisurando en El Bolsón

En ese mes donde me salió todo bien, el highlight fue la noche en el Cajón del Azul. Es una cabaña tipo Heidi entre las montañas donde paraban los mochileros, por la zona del Bolsón. Eran los dominios de Atilio, un ex-hippie porteño que se había mudado allí en los setenta y había levantado la casa con sus propias manos.

Canto del Río

Apenas llegar, le eché el ojo a una chica preciosa que revoloteaba por la cabaña. Resultó ser Aimé, la hija de Atilio, una flor silvestre, morena, que me llamó la atención con su combinación de inocencia y sensualidad. Su nombre significa “Canto del Río” en mapuche.

Parece que le gusté, y se me acercó de forma descarada. Yo le daba 17 años, pero resulta que tenía 13 -yo hacía 24 por entonces-. Me dejó medio shockeado el dato, pero no le di mucha vuelta. Era una mujer por donde quiera que la miraras.

Fuimos a caminar bajo las estrellas, ella se internaba en la noche sin esfuerzo, como un elfo del bosque, llevándome de la mano. Yo estaba en otra dimensión. Nuestra historia de amor duró unas horas. Me dolío irme a la mañana siguiente, pero cuando andás de mochilero la cosa consiste en moverse.

poema-para-una-flor-silvestre-03
On the road

Mirá si me habré quedado prendado que al año siguiente volví a verla. Pero la magia ya no estaba. Yo había pasado de Poema Épico a Requiem, era mi época ciclotímica. Hay recuerdos que mejor dejarlos así como están.

El Poema

Te comparto el poema en su versión original en inglés. Abajo va la traducción. Que lo disfrutes.

Y si llegás por primera vez y querés recibir más poemas y textos sobre la creación artística, dejame tus datos en este formulario. Te llegarán por mail una vez por semana o cada quince días.

Ahora sí, el poema.

Being a poem

why being a poem
lasts so little
why it goes away
so fucking soon

i can´t be a poem
for more than a few days

i can´t be that beautiful
that natural
that makes everybody
fall in love with my fertility

to be funny
to be smart
to be a dancer in the dark
to be a fire on a mountain
that is noticed
with no effort
that is shining
with no effort

when i´m a poem
everybody flows
like an easy tennis match
like a gambler on a rush
of getting ases
wining hands
just one by one

that night i was a poem
in the middle of the forest
and the prettiest of the flowers
fell for me
how could that be
she was thirteen
i twenty four
but she was older in her body
and in her mind
and i was timeless
like a star

the prettiest flower
took me around
in through the forest
she smelled like nature
she was a wildcat
seeing perfectly in the dark
i stumbled on every tree
but was alright

she took me away to see
some skies
some leaves
some things
i couldn´t see

cause i was shining
from within

Ser un poema

porqué ser un poema
me dura tan poco

no puedo ser un poema
más que por unos pocos días

un poema
así de hermoso
así de natural
que todo el mundo
caiga dentro mío

ser divertido
ser astuto
ser un bailarín en la oscuridad
ser una hoguera en la montaña
que salta a la vista
sin esfuerzo

cuando soy un poema
todo me fluye
como a un jugador en racha
que saca veintiuno
mano tras mano

esa noche fui un poema
en lo profundo del bosque
la más bella de las flores
se enamoró de mí
como pudo ser así
tenía trece
yo veinticuatro
pero su cuerpo era adulto
y su alma ya vieja
y yo era eterno
como estrella

la más bella de las flores
me llevó
a lo profundo del bosque
olía a lavanda
era como un gato montés
con perfecta visión nocturna
yo tropezaba con todo
pero todo estaba bien

la flor me llevó a ver
algunos cielos
algunas hojas
algunas otras cosas
no las pude ver

porque brillaba
desde adentro
de mi ser