Hace unos meses publiqué un post donde contaba de mis proyectos con relación a la música. Hablaba de que me iba a juntar con un productor a grabar un disco entre enero y febrero.

Cambio de planes. Decidí montarme un estudio casero y grabarlo yo.

Te presento a mi Estudio de Grabación:

como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-01

Se ve un poco austero, sobretodo si tu idea de lo que es un estudio de grabación es ésta:

como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-08

Mi estudio es básico, pero técnicamente completo. Con este equipamiento y una habitación acustizada, puedo grabar perfectamente un disco como Freewheelin´ Bob Dylan, por nombrarte uno sólo.

Porqué me armé un estudio de grabación casero

Lo que más me atrae de la música es la creación: escribir canciones, arreglarlas, mezclarlas, producirlas… Así pues, me sale más a cuenta montarme un estudio de grabación y ponerme manos a la obra. Aprender haciendo.

Llegado el caso, siempre puedo juntarme con un productor experto cuando tenga más idea de cómo va todo esto, cuando pueda aprovechar mejor sus servicios y cuando esté en condiciones de robarle los trucos 🙂

Es una época maravillosa para ser Artista. La tecnología para hacer música es super accesible. Podés montarte un estudio decente con una inversión muy básica. Así que investigué, hablé con un par de informantes claves, arme la lista de equipos, hice un pedido por Amazon y voilá. El costo total del estudio fue 960,95 euros.

Mi estudio de grabación en detalle

Te cuento el qué y para qué de cada uno de los componentes, con el precio de cada item.

El Ordenador
como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-07

En todos lados donde investigué, recomiendan empezar el estudio con el ordenador que tengas y pasar a uno más potente cuando lo necesites. En mi caso, es un MacBook Air del 2013 con 4GB de RAM. En su momento me salió 550 euros, lo compré usado por Wallapop en el 2015.

Soy usuario de Mac desde hace unos cuantos años, me encanta el aspecto, la interfase, que no se cuelguen nunca, etc. Pero ahora es la primera vez que voy a usarla al tope de su capacidad. Las Mac son el ordenador standard de la industria musical y cinematográfica por su potencia y fluidez. Pero si tenés PC también sirve, lo único es que no puede bajar de dos gigas de RAM.

El DAW -Digital Audio Workshop-
como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-02

O sea, el programa para grabar y mezclar música. Hay muchos softwares en el mercado -ProTools, Ableton, Studio One, Logic, etc-, todos de uso profesional en la industria discográfica. La idea es elegir uno y aprenderlo a fondo. Te conviene uno u otro según lo que quieras producir -rock, acústico, hip hop, música electrónica-. En internet lo podés investigar.

En mi caso, voy con el GarageBand. Es un software de edición para principiantes de Apple, me salió gratis -viene con la Mac-. Básico, pero perfecto si empezás de cero como yo. Lo estuve mirando, podés hacer muchísimas cosas. Así que arranco con este y cuando esté más afilado -en un año, calculo- lo cambiaré por otro más sofisticado.

La Interfase
como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-05

Esta pequeña pieza de hardware hace de intermediaria entre los micrófonos y los instrumentos, por un lado, y el ordenador, por el otro. Recibe la señal analógica y la convierte en digital.

Opté por adquirir una Presonus AudioBox22 VSL, a 144 euros. Tiene dos entradas de audio -lo que significa que podés grabar sólo dos canales al mismo tiempo-. A mi me va bien porque yo trabajaré sólo, mayormente. Pero si tenés una banda y querés grabar ensayos o sesiones, te quedás corto. Hay otros modelos un poco más caros, de cuatro y ocho canales.

La Presonus te viene con un DAW profesional de regalo -Studio One-. Lo probaré cuando esté más rodado con el GarageBand.

El Micrófono
como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-04

Este artefacto maravilloso es la estrella de mi estudio de grabación, y el único componente donde no reparé en gastos. Es un Blue Yeti Pro, una bomba, graba con cero latencia -cero ruido- con cuatro veces la calidad de CD.

Su hermanito menor, el Blue Yeti con salida digital -es decir que lo podés conectar directo a la compu con un cable USB- es el micro estandar en el mundo los podcast. El que yo me compré es unos cien euros más caro, tiene salida analógica y se utiliza en estudios de grabación profesionales. Es la única pieza de mi estudio que no tendré que reemplazar más adelante. Me va a durar décadas.

Y además es una belleza de diseño, con una estética vintage bien refinada. Cuando lo uso me siento Frank Sinatra. 239 euritos. Y viene con un soporte precioso para mesa, así que por ahora me ahorra el pie de micrófono.

La cosa negra redonda esa que está a la izquierda es un Filtro Anti-pop, un accesorio que se compra aparte a 5 euros. Sirve para amortiguar ciertos golpes de aire que produce la voz, que los micros captan con mucha nitidez y quedan feos.

Los Auriculares
como-armar-un-estudio-de-grabacion-casero-03

Existen dos tipos de auriculares: los cerrados -con más aislación, mejores para grabación- y los abiertos -con más fidelidad, mejores para mezcla-. Los indispensables para el estudio son los primeros. Los segundos son más un lujo, digamos.

En auriculares cerrados, Senheiser y Sony son los fabricantes clave de la industria. Yo adquirí unos Senheiser HD 201, por 22,95 euros. Es un modelo decente, pero de los más baratos -a un nivel más pro, no bajan de cien-. Para empezar va bien.

Y ahora, a trabajar

Ya estoy grabando en mi estudio. Lo arme en una mesita con ruedas, para poder moverlo de mi pieza (sala de grabación) al living (sala de edición, con vista a los tejados de Poblenou).

En las próximas semanas te iré contando mi proceso creativo, compartiendo mi aprendizaje y -of course- mostrando los resultados. Que viva la música 🙂

PD: Dejame tu mail abajo y te tengo al tanto de todo lo que vaya aprendiendo.