Antes que nada, estoy sorprendido y feliz por la repercusión que tuvo mi anterior post. Un montón gente me escribió, gente cercana y gente que hace muuucho que no veo. No se que hacer con la montaña de buena onda que me tiraron y las cosas preciosas que me dijeron. Y además, se me suscribieron de golpe 60 personas. Da un poco de cagazo, la verdad.

Así que espero que vos, que me acompañás desde hace un par de días, encuentres aquí cosas que te estimulen, textos que te den ganas de leer, canciones que te den ganas de oír.

Ahora sí, a lo nuestro.

Un Poema de Amor para un Bombón con Dulce de Leche

No soy muy propenso a escribir poemas de amor. No es mi “tema poético”, por así decirlo. Cada tanto sale alguno, pero ni a palos como Neruda, que escribía kilómetros de versos dedicados a la mujer, a los ojos de la mujer, los labios de la mujer, el vientre de la mujer, el codo de la mujer y la rodilla de la mujer. Me encantaría, pero no me da por ahí.

Soy prolífico, escribo un montón de poesía, pero me sale un poema de amor cuando la circunstancia lo impone. Cuando quiero enamorar a alguien y no se deja. O cuando me despido de alguien y quiero que me extrañe. Éste es el caso.

El bombón con dulce de leche en cuestión -vamos a ponerle de nombre Tamar por las dudas de que no quiera salir por acá- es de Israel. La conocí en India en febrero.

un-poema-de-amor

Viajo a India mínimo una vez al año. Viajo por trabajo, organizamos allá un festival alucinante en Arunachala con mi maestra y amiga Jessica Walker. Si alguna vez podés ir, agarrate porque te va a dar vuelta la existencia como un guante. Estás avisado.

India es un país intenso, donde pasan cosas intensas. Mis historias de amor ahí siempre han sido de película. Tamar llegó para los dos últimos días del Festival; ojos oscuros, cabello negro, muy femenina, de las que a mi me gustan. Me flechó sin piedad. Pero parecía que no iba a pasar nada, hasta que nos volvimos a cruzar de casualidad tras el festi, pocas horas antes de mi avión de regreso a Barcelona. Y la flor se abrió entre nosotros con toda la furia, los pétalos y colores y todo. Apenas nos dio tiempo para intercambiar watsapps.

Volví a India en abril por otro tema -pura casualidad, porque nunca voy tan seguido-, así que aproveché para hacer una escapada a Dharamsala, donde ella vive la mayor parte del año.

Dharamsala es el valle donde se refugiaron los budistas tibetanos cuando los chinos los echaron de Tibet, y donde el Dalai Lama tiene su residencia hasta el día de hoy. Buena vibra, lleno de europeos, lleno de tibetanos, algunos indios, mucho budista, mucho israelita -nunca había conocido tanta gente de ahí, son alucinantes-, mucha gente con ahorros haciendo huevo y mucho artisteo entre las montañas.

un-poema-de-amor-3

Tamar tiene un departamento encajado en una ladera en pleno Himalaya, con una vista al valle que se te caen los ojos a pedazos. Estuve allí dos días y medio; lo más parecido a una Luna de Miel que he tenido en mi vida. Era mirar la montaña, hablar y hablar, tirar el tarot, salir a tomar un chai, escribir, salir a comer y hacer otras cosas que no hace falta entrar en detalle.

Lo fácil que uno se entrega cuando tiene poco tiempo.

Luego de que nos despidiéramos, en el bus que me llevaba de vuelta a Nueva Delhi, le escribí un poema de amor y se lo mandé por watsapp.

Ahora sí, un Poema de Amor para un Bombón con Dulce de Leche

un-poema-de-amor-4

Escrito en inglés, naturalmente, ya que es el idioma que tenemos en común. Me encanta escribir poesía en inglés, me desprograma, me saca de lo acostumbrado.

(Abajo va la versión en castellano, un intento de traducción que acabo de hacer. Aunque se pierde un poco la rima).

I HAD A WOMAN

I had a woman
For two days and forever
For two days and a half

A beautiful woman
So deep in her shadow
So wet in her bay
That I just went to sink
In her life
In her bed
For two days and a half

She, my love
She, my wife
With the mountain below
And the wonderful sight
Of the valley
Of the sight
Of her body
Of the gaze of her eyes

We were silence
That impossible silence of yoguis
Was there

We made love and silence
And much talking and silence
She’s a Beautiful silence
Granted on my way

She was a gift from India
Will I ever be gifted
Again?

I just fell in her love every time
We were water
And fire
We were so much together
I just loved her forever
For two days and forever
For two days and a half

..

Aquí la versión en castellano, con un poco de reescritura para que suene mejor.

TUVE UNA MUJER

Tuve una mujer
por dos días y medio
por dos días y siempre

Una hermosa mujer
profunda en su sombra
húmeda en su bahía
que yo fui a encallar
a su cama
a su vida
por dos días y medio
dos días

Ella, mi amor
Ella, mi esposa
con la montaña detrás
y la visión fabulosa
del valle
la visión de su cuerpo
de sus ojos negros

Fuimos silencio
ese imposible silencio de yoguis
estaba allí

Hicimos amor y silencio
y mucha charla y silencio
ella es un hermoso silencio
concedido para mi

Ella fue un regalo de India;
recibiré alguna vez
otro regalo así?

Caí en su amor, caí dentro
fuimos de agua
fuimos tanto de fuego
que la amé para siempre
por dos días y siempre
por dos días y medio

..

Tamar me dijo que le encantó. Seguro que era verdad :).

Si también te gustó y te viene algo para decir, ponelo en los comments. Y sino te gustó, mejor no comentes nada.

Es joda, ponelo también, lo que quieras, me encanta cuando se arma la conversa. Saludos y hasta la próxima!

PD: Si es la primera vez que caes por acá, te cuento que publico un poema a la semana -entre otras cosas-. Dejá tu correo en el formulario de abajo y te llegarán.