Samadhi

Dharamsala, abril de 2016.

Estoy en el centro del centro
de una campana de iglesia
que vibra sin descanso
que sin descanso suena
golpeada en silencio
por la maza de Dios