Despierta, somos ricos, no te alcanza
con todo lo que sos, con lo que fuiste,
mi pobre explorador de la malaria,
de no tomar el vino no te cansas,

de no tener de sobra para el viaje,
de aquí al ladito, al próximo minuto,
de andar tan justo de monedas de aire,
de trozos de jamón, de mediatardes,

de andar rascando piojos en tu abrigo,
de andar cortando a medias el relato,
de andar puteando afuera del partido,

de que la leva sea para rato,
la fiesta para otros y el cariño
un bono que te pagan cada tanto.