quién pudiera odiar
con genialidad
que las ganas de matar
despertaran maremotos
tempestades
que destierran lo cobarde
de mi mar

quién pudiera debatir
idea puño lanza idea
como trueno que despierta
al hombre de su letargo
que sacan terror al alma
que dan vida dando pasmo
esos truenos que resuenan
crean tanto

quién así pudiera odiar
dando a nacer los pedazos
de fuerza de voluntad
de fuerza de eternidad
quién pudiera tanto odiando
así crear