“Pues yo os digo: vuestro amor al prójimo
es vuestro mal amor a vosotros mismos”.
(Frederich Nietzsche, “Así habló Zaratustra”)

ama a tu prójimo
como si fuera tu hijo que vuela
como si su estar en el aire
mostrara las cosas de nuevo
y su vuelo mostrara tu vuelo
de vuelta

como si su obra en la tierra
fuera brote de la tuya
fuera el hilo continuado
de las manos al ladrillo
a la cruz sobre el tejado
y a los cimientos
la piedra

ama a tu prójimo
como si fueras tú mismo
que siembras