asis

y así
un seis de julio y para siempre
me pongo a disposición
de quién pensó mucho en los clavos
y a leprosos tocó

aquel soldado del cordero
aquel punto fijo de túnica marrón
aquel idea fija
obrero de dios
pobre y feliz como una ardilla
con las aves cantando en sus hombros
con los lobos lamiendo sus manos

aquel hermano del sol
y de la luna hermano
aquel obrero de dios
vestido de túnica marrón
de campesino en el invierno
del arado a la oración

aquel obrero celeste
de la bendita pobreza
el amante de la flor
el que reza
aquel señor
el buen Francisco
Redentor