El respeto del otoño

el otoño trae color de primavera
en su disfraz
para tomarnos si se puede por sorpresa
una vez más

se divierte en las sonrisas espontáneas
de la gente por la calle
en la vocación inesperada de aire libre de los seres
en un brote de alegría
días antes de mostrarse
en la poesía de la suave decadencia
en su lento declinar en hojas muertas

ya los versos me saldrán de otros colores
más en pausa y de puntillas
más en sepia
ya se cierra la represa
se congela el manantial
sólo gotas de rocío quedarán

el otoño se viste de primavera
por un rato
cuando llega
pues no quiere molestar