espejos rotos

somos un inmenso e infinito
puñado de espejos rotos
frágiles como pétalos
tan niños tan hermosos
tan enfermos

somos la sal de la tierra
en remolino en entrevero
un día de diciembre de un año cualquiera
en un pueblo cualquiera
que se llama azul
por una sierra
por un arroyo
por una piedra
y porque sí

y así estamos
hoy así estoy
con el corazón echado
hacia el encuentro de las almas
las transparentes
las olvidadas
las que dejé

y ocurre que me miran demasiado
y el aire se corta con cuchillo
y no me sirven mis refugios del pasado
están quemados

qué te pasa con azul
qué me pasa en esta calle
en estas seis cuadras de centro
qué qué qué
esto es ridículo
ya la vez tan cotidiano
espejos rotos espejos
y en el fondo
inalterados
si al final soy inocente
queda claro?

tantos años de cosas y gente
de abrazos y muertes
y seguimos inocentes
tantos años de pecados
y seguimos como el sol
inalterados