iguales que antes

y veintiocho años más tarde
seguimos todos tan iguales
tan iguales como antes
que niños en días radiantes
en cuadro quietitos
posando bajo el sol de la tarde
iguales que entonces estamos
catorce primitos mirando adelante
mirando con paciencia
y con las pelotas llenas
a la espera de ser tomados por la lente
en un quieto registro de un día soleado
de mil novecientos ochenta y cuatro
en la foto clavados por siempre
quietos de luz de niñez en nosotros
hasta el fin de los tiempos
quedamos

iguales que siempre
los primos veintiocho años más tarde
catorce ejemplares de gente creciente
seguimos iguales que antes
la misma inocencia en los ojos
la misma potencia de vida
más sabia más acostumbrada
a salir en la foto del mundo
y dejar un momento presente
de nuevo en la foto
para nuestros nietos
un nuevo poema en imagen
de historia de sangre italiana
inmigrante a una pampa pelada
la casa tomada
por los Piacentini
por los Dominicis
Zafforas y Luppis
sin dudas iguales
iguales y con algo de ojeras
iguales y con algo de panza
iguales y con mujeres maridos y niños
iguales y con carreras de grado
con campos a veces y casas a veces
iguales y con algunas angustias
iguales y con algunas lesiones
iguales y con algunas canas algunos juicios
y algunas temporadas oscuras
y algunas euforias y buenas y malas pasadas
del mundo
y algunos cansancios iguales que antes
por otros motivos
y algunas sonrisas iguales que antes
la misma sonrisa
y nuevas historias y viejas memorias
y siempre inocencia
sea lo que sea
pase lo que pase
siempre la inocencia
detrás de la mirada
igual de inocentes y niños y viejos
y todos seguimos iguales
iguales estamos
iguales