Vino espumante

burbujeante
y fuera de estado
en territorio comanche

territorio inexplorado
casita de los viejos
años que por ahí no paso

el vino tinto en las venas
mezclado con el jerez de andalucía
comprado en calle ferran
en un templo de encurtidos
para turistas y locales confundidos
ahí el jerez a nuestra mesa
con olivas con anchoas y macrobiotica
caótica ensalada para el cuerpo
la máquina del cansancio y del deseo

territorio largo tiempo abandonado
el patio de mi adolescencia
embotado de sustancias
no recuerdo cómo se miran las cosas
bajo el lapiz poderoso
de la uva fermentada
del cómo del subsuelo
de los sentidos perdidos
de la mente sumergida
en la letrina
en el océano

pasan peces como ideas
mantarrayas como versos
mi criterio está apagado
sólo pasan y los veo
así como pasan los marco
en armisticio de las sienes
mañana espero estar entero
ver despierto la jornada
no lamentarme de nada
darle gracias a dionisio
y a ganesha darle palmas
que los dioses me visiten
sin ayuda
sin sustancia
magia turbia
magia verde
roja y ámbar
copa tinta de jerez
magia llena de dulzura
en madrugada